Te voy adelantando que «¿Lo necesito? » no es una…

A ver, no es que esté mal que te preguntes si lo necesitas, pasa que esa respuesta va a depender más de tu estado de ánimo que de un dato concreto que te ayude a decidir. Veamos entonces las que sí te van a ayudar.

  1. ¿Me ENCANTA cómo me queda?

Esta pregunta es clave, no sólo es importante que te encante la prenda, porque no es un cuadro para colgar en el living. Esa prenda es útil si además de servirte para vestirte, lo hace para hacerte sentir bien y segura.

2. ¿Adónde la voy a usar?

Cuidadito con esta pregunta que requiere una honestidad brutal. A veces las imágenes que tenemos de esa prenda en imágenes publicitarias nos hacen realmente creer que la usaríamos donde la publicidad sugiere. Por ejemplo, un look divino en la playa, ves la publi y decis, «siiiiiiii, si este año voy a ir a la playa de vacaciones» (bueno, no se si jussssto ESTE año). Sin embargo, en tu vida real, si vas a la playa, usas un short de jean que compraste con descuento en el 2008 y cualquier remerita. Ojo!

3. ¿Con cuántas prendas que ya tengo podría combinarla?

No hay un número que yo te pueda decir, eso depende del tamaño de tu ropero, pero si sólo se te ocurren dos combinaciones o la única es la que le estas comprando en ese momento, digamos que no estas haciendo una compra inteligente.

A veces, la respuesta a esta última pregunta tiene más que ver con que te confunde cómo se podría combinar una prenda que con la versatilidad que esa prenda tiene. Si te parece que necesitas ayuda combinando tus prendas, acá estoy para ayudarte. Clic acá para saber más!

Deja un comentario